Francisco J. Lax , Director General de GLS Igualada y Barberà del Vallès

Francisco J. Lax comenzó en el transporte a los 17 años, como mensajero en Sabadell. Aprendió desde el reparto a la preparación de los envíos nacionales e internacionales; hizo atención al cliente y facturación. Finalmente, en 1999 llegó a Igualada como responsable de una franquicia de una importante empresa de transportes.

A sus 48 años, es propietario de dos Agencias GLS: Igualada y Barberà del Vallès. A partir de su amplia experiencia y trayectoria en el campo de la logística, comparte sus opiniones sobre la situación actual y su percepción sobre el futuro del sector.

El boom de las compras online

El COVID19 ha adelantado y madurado las compras online. Durante este confinamiento, se adelantó lo que el mercado online hubiera tardado en madurar otros 3-5 años. Con el cierre de empresas y comercios, nos declararon como esenciales, y  el volumen de envíos en abril creció exponencialmente. Una parte de ese crecimiento ha venido para quedarse.

Si bien la situación es todavía muy complicada, con esta segunda oleada,  siguen aumentando las ventas online. Entonces, como sector, debemos ser creativos y buscar maneras para adaptarnos.

Es por eso que desde un principio hemos tenido claros dos objetivos:  proteger a nuestro personal de reparto, trabajadores, clientes y destinatarios. En este sentido, siguiendo el protocolo de contacto cero en las entregas. Y por otro lado, buscar soluciones digitales que nos ayudan a avanzar hacia el camino de la “nueva normalidad”.

Buscamos las mejores soluciones de proximidad para facilitar a los destinatarios la entrega de los envíos que nos confían, ya sea con puntos de Conveniencia (Parcelshops) o Lockers.

Francisco Lax

Las taquillas inteligentes: una solución para la última milla

Cada vez, la entrega en la última milla es más y más complicada. El aumento de volumen de distribución, las restricciones de circulación en las grandes ciudades y el ser cada vez más responsables con el medio ambiente, nos impulsa a  buscar alternativas a los medios de reparto.  Soluciones como las taquillas inteligentes, que acercan la distribución al destinatario, sin tener que repetir entregas por ausencias, nos ayuda a ser más sostenibles. Además, creo que en la logística inversa es donde las taquillas acabarán cogiendo el gran protagonismo, siendo el destinatario quien no tenga que esperar al mensajero para que le realice la recogida, y eligiendo el cliente cuándo y cómo devolverá su envío.

A largo plazo, nuestro principal plan es mejorar y adaptar nuestros procesos de entrega a una sociedad que cada vez más demanda las entregas a domicilio. Y como reto, la agrupación y seguimiento de entregas de los distintos operadores al mismo destinatario.

¿Quieres más información sobre nuestras taquillas? ¡Escríbenos!